Si decidiste pasar unos días en Bangkok y te gusta visitar templos + lugares históricos, tomate al menos dos días para ir a 80 km de la capital tailandesa: Ayutthaya.

¿Por qué es importante Ayutthaya?  Porque alberga uno de los complejos arqueológicos más importantes del sudeste asiático. Es además Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El segundo reino de Siam (antiguo nombre de Tailandia) la tuvo de capital desde 1351 a 1767 año en el cual los ejércitos birmanos la arrasaron y quemaron. Aun así, se conservan las ruinas de varios templos y palacios de la época gracias a las tareas de reconstrucción y preservación.

Su nombre significa “ciudad impenetrable”, está cruzada por numerosos cauces de agua y llegó a ser bautizada como “la Venecia de Oriente”.

Cómo llegar

Nosotros optamos por la forma más barata y sencilla: Tren desde Bangkok. Además, en el trayecto pudimos hacer sociales con tailandeses.

Tomamos el tren en la estación de Hua Lamphong. La línea de tren es la misma que lleva a Chiang Mai. La duración del trayecto se calcula en 1h 30′, aunque puede ser mucho más si hay retrasos y ese fue nuestro caso, tardamos 2h 30´. El precio del trayecto en tren común fue de 15 bahts en 3ª clase (año 2018).

El cruce del canal en embarcación nos costó otros 5 bahts

Te dejamos el link de la web oficial para horarios y precios actualizados según las clases: railway.co.th.

Dato: En la estación de tren de Ayutthaya podes dejar tu equipaje en guarda si es que no te vas alojar.

Otras formas:

Autobus, salen de la Estación de Autobuses de Mo Chit cada 2 horas, tarda una hora y media en llegar y cuesta algo más de 50 bahts. Los buses son cómodos y tienen aire acondicionado.

Minivan, si buscas rapidez y comodidad esta es la opción. Salen desde la Estación de Mo Chit. Van saliendo a medida que se van llenando, por lo que no tienen un horario fijo.  El trayecto se hace en poco más de una hora y cuestan unos 60 bahts. Y otra cosa muy cómoda: te dejan en pleno Parque Histórico. Por eso es ideal si vas sólo por un día.

Taxi o Uber, siempre hay una opción mejor y es esta. Más cara, claro, entre 1500 y 2000 bahts. Pero esto es relativo si compartes el viaje entre tres o cuatro pasajeros, según cómo negocies con el chofer. De esta forma en una hora estarás en Ayutthaya, en el lugar donde le indiques.

Excursión y vuelta en crucero. Es lo que no hacemos habitualmente los viajeros, pero esta es otra alternativa: pagar una excursión por lo general en minivan o furgoneta climatizada y con la opción de volver en crucero por el río Chao Phraya con almuerzo incluido. El tour en español (Guía de habla española). Sale 110 dólares y dura 9 horas.

Un poco de historia

Ayutthaya fue fundada en 1350 por el rey Ramathibodi I dando inicio al segundo reino de Siam y comenzando un rápido periodo de expansión, en el que poco a poco fue asimilando los pueblos limítrofes hasta hacerse con el reino de Sukhothai, en 1376.

La expansión no cesó, durante los cuatro siglos siguientes continuó anexionando territorios hasta que se convirtió en la nación de Siam, cuyas fronteras eran las mismas que las de la actual Tailandia, salvo en el norte que estaba ocupado el reino de Lannathai.

Ramathibodi I hizo dos contribuciones importantes a la historia tailandesa: estableció y fomentó el budismo theravada como religión oficial, para diferenciarse del reino hindú de Angkor, y recopiló el Dharmashastra, un código legal basado en fuentes hindúes y costumbres tailandesas.

Ayutthaya fue la capital durante 400 años. Se convirtió en una de las ciudades más grandes del mundo, aglutinaba una población de más de un millón de personas, y en una de las más prósperas y poderosas, ya que su puerto comercial era uno de los más importantes del sudeste asiático.

Este esplendor culminó en 1767, cuando el ejército birmano, tras dos años de asedio, la arrasó prácticamente por completo. Tras la muerte del último rey del Reino de Ayutthaya, el general Taskin trasladó la capital a Thonburi, a orillas del río Chao Phraya, entonces una ciudad independiente de Bangkok.

La Ayutthaya moderna fue refundada muy cerca de la antigua ciudad. Hoy es la capital de la provincia homónima y uno de los lugares más turísticos del sudeste asiático por su importancia histórica y por la belleza de las construcciones que sobrevivieron al ataque de Birmania (hoy Myanmar), que era la nación más poderosa del sudeste asiático.

Templos (Wat) en Ayutthaya

Para visitar los templos tendrías que pensar en pagar un tuk-tuk que por lo general ya tiene organizado un recorrido, o alquilar una moto o bicicletas. Nosotros optamos por la última opción. Estábamos con tiempo y nos pareció que el esfuerzo físico de pedalear se compensaba con la libertad del recorrido y el entorno. Nosotros pagamos por cada bicicleta 50 bahts.

Para visitar los templos hay que pagar el ingreso, nosotros compramos el pack de entradas por 6 templos a 220 bahts cada uno.

Para diferenciarla de la nueva Ayutthaya, la ciudad antigua suele ser referida como Ayutthaya Historical Park, una especie de “isla” rodeada de canales y el rio. Sin embargo, no es el único lugar donde están los templos, sino que se reparten por toda la ciudad.

El parque tiene una superficie de 169 hectáreas y las ruinas de los edificios dentro de ella demuestran la creatividad de la civilización siamesa y la capacidad de sus artistas en la asimilación de las diversas influencias culturales extranjeras que han tenido lugar a lo largo de los siglos.

Dentro del Parque Histórico visitamos Wat Maha That, Wat Lokaya Sutha, Wat Phra Sri Sanphet y Wat Ratchaburana. Fuera de la “isla” Wat Yai Chai Mongkhol y Wat Chaiwatthanaram.

Wat Maha That

El Wat Maha That fue otro de los grandes templos del Reino de Ayutthaya por su proximidad al Gran Palacio destruido por completo por los birmanos, y por albergar reliquias sagradas de Buda. Y una muy en particular, que lo hace el más visitado y quizás popular.

 La construcción se cree que fue hacia el año 1374. Si bien hay un buen número de conjuntos de estupas (un tipo de arquitectura budista hecha para contener reliquias, que deriva probablemente de los antiguos túmulos funerarios) y figuras de Buda; hay pocas cosas mantenidas en pie por las destrucciones en las invasiones birmanas. Sin embargo, el Wat Maha That es el templo más visitado de Ayutthaya porque alberga una curiosa cabeza de Buda entre las ramas de un árbol.

Wat Lokaya Sutha

Este templo no parece tan importante y no hay ruinas espectaculares, pero como estarás de pasada tomate un tiempo para visitar su gigantesca imagen de Buda Reclinado, de 42m de largo y 8m de alto. Es un gran motivo para que ingreses.

Wat Phra Sri Sanphet

Fue un templo de enorme relevancia, pues formó parte del recinto del Gran Palacio (destruido). Las tres estupas características de este templo fueron levantadas a finales del siglo XV para enterrar allí las cenizas de tres reyes de la época.

Wat Ratchaburana

Este templo se destaca por su prang principal que ha sido restaurado y es uno de los mejores de la ciudad. Durante esos trabajos (1957) se encontraron objetos de valor histórico en una cripta del prang, accesible por empinadas escaleras que alberga frescos descoloridos. Estas se pueden visitar y nos pareció otras de las cosas imperdibles al visitar este sitio.

Wat Yai Chai Mongkhon

Fundado en 1357, este templo fue uno de los primeros en ser construidos y uno de los más importantes. El propio Ramathibodi I, fundador del Reino de Ayutthaya, ordenó su construcción para los monjes budistas regresados de su adoctrinamiento en Ceylan. Se destaca por su enorme estupa, a la que se puede subir para obtener buenas vistas del entorno.

Wat Chaiwatthanaram

Aunque es mucho más nuevo que el resto (1630), es de los más bonitos y mejor conservados. Tiene un enorme prang central de estilo khmer en el centro que se alza hasta los 35m y cuatro prangs más pequeños custodiando las esquinas del conjunto. Al encontrarse un poco más alejado del Parque Histórico fue el último que visitamos, y no fue casual, sino que nos propusimos ver (por su ubicación) el atardecer desde este templo. Y te lo recomendamos.

Y cómo siempre decimos al visitar un lugar: tómense su tiempo, caminen, descubran sus propias cosas importantes, respiren profundo y traten de trasladar sus mentes cientos de años atrás. Estamos pisando una parte importante de la historia del sudeste asiático. Respetemos y admiremos.

Author

Write A Comment

Pin It