Crónica de viaje a la “ciudad de los ángeles”. Tuk-tuk, contrastes, templos, lugares de interés, gastronomía y mercados. Esta ciudad multifacética es digna de ser conocida.

Conocía Bangkok aún sin conocerla. Estuvo desde adolescente en mi imaginario, cautiva y misteriosa, desde aquel programa de mañana de radio FM Rock and Pop: “Radio Bangkok”, programa que decía ser transmitido desde la capital de Tailandia. Lalo Mir, su creador y conductor, cuenta que la idea surgió desde un conjunto de circunstancias, como el papel que siempre jugó en la Argentina Radio Colonia, una radio uruguaya que informaba sobre temas que en la Argentina no se podían decir y también que él prestó atención a Bangkok a través de la película erótica Emanuelle, y que le pareció “la otra Buenos Aires”.

Con eso en mente arribamos a Bangkok procedentes de Sídney. Veníamos de un país con la impronta del orden inglés. De un país que se conduce por la izquierda a otro que también se conduce por la izquierda. Pero con una impronta caótica.

Primera experiencia tuk-tuk

La capital tailandesa es una gran e intrincada urbe, lo comprobamos cuando salimos del aeropuerto, ya de noche. Alquilamos un departamento en Airbnb con bastante anticipación desde Argentina sin mirar demasiado su ubicación, por cierto, un tanto alejado de los hostel para viajeros. Así que solo teníamos una idea no demasiada precisa de la ubicación. Para aproximarnos al centro tomamos un bus y nos bajamos sin saber dónde con la idea de abordar un tuk-tuk, por definición “una forma rápida y barata de transporte”. Pero en Bangkok esto puede ser relativo. De hecho, no tuvimos buenas experiencias con los tuk-tuk. El primero que abordamos “no encontraba el lugar”, las complejas tramas de callecitas fueron sus aliadas. Luego de muchas vueltas y consultas en el vecindario… lo encontramos. Así que no fue tan rápida y barata la experiencia -a esa altura le creíamos al pobre chofer lo que resultó una parodia- ya que le pagamos un adicional por voluntad propia por el “esfuerzo” de encontrar la locación, ya cerca de la medianoche. Hablando luego con otros viajeros… les había pasado lo mismo. Conclusión: los tuk-tuk no se pierden en Bangkok. La experiencia y los malos entendidos idiomáticos con discusiones mediante se repitieron en cuatro ocasiones más, siempre de noche. Aun así, no se puede dejar de viajar en este medio de transporte, nosotros lo alternamos con Uber al que encontramos mucho más seguro al “engaño”.

De paseo en tuk-tuk por Bangkok

¿Insistíamos de noche y con los tuk-tuk que no sabíamos a donde nos dejaban? Sí, porque Bangkok es una ciudad que no duerme, que tiene gran actividad durante la noche y la madrugada y es, sobre todo, muy segura.

Contrastes

Decir que es una ciudad de contrastes no es nuevo, hay muchos artículos que hablan de ello, y sin duda que lo es.

Conviven en pocos metros, entremezclados, la riqueza y la pobreza. La tecnología y el impresionante cúmulo de cables callejeros que son un ícono urbano. La tradición cultural y la modernidad. La práctica espiritual budista con sus templos que representan la tierra pura o el medio ambiente puro de un buda, y la oferta de turismo sexual con calles y complejos dedicados a ello para clientes extranjeros. El oro de los templos y el neón de negocios. Los monjes budistas y los lady-boys. La gastronomía de nivel internacional, la exquisita comida callejera  y gusanos y otros bichos en puestos callejeros.

Un resumen, si es que se lo puede hacer, es una ciudad de costumbres conservadoras e intensa y multifacética a la vez.

Templos, arquitectura e historia

Son los grandes atractivos de Bangkok. Antes de contarte cuáles son los principales e imperdibles para conocer, te aclaramos que en algunos casos un día por templo a veces no alcanza, pero son tantos que hay que organizarse. Una ventaja: podes usar parte de la noche y contemplar el juego de luces que los decora.

Un consejo a la hora de visitarlos:  hay que entender que hay respetar mínimas normas ya que estamos en edificios –que son joyas arquitectónicas también– religiosos y de por sí Tailandia tiene una cultura conservadora al respecto. Por eso tener en cuenta ingresar con ropa adecuada, no fotografiar monjes sin su permiso, y no mostrar actitudes extremadamente cariñosas entre parejas.

Ahora sí, vayamos a los templos.

 WAT PHO

Es el templo más antiguo -su construcción data de antes de la creación de lo que hoy es la capital- y más grande de Bangkok. Uno de los templos más famosos de toda Tailandia. Es conocido por alojar una de las figuras de un Buda Reclinado de oro más grandes del país, de más de 43 metros de largo y con cerca de 15 metros de alto.

Un dato muy interesante es que desde sus inicios el Wat Pho y todo el complejo que lo rodea estuvo centrado y ligado al desarrollo de la medicina natural siendo la primera escuela en Tailandia donde se empezó a estudiar medicina natural y la utilización de masaje como método de cura. Tradición que aún hoy continúa.

Wat Pho

WAT PHRA KAEW

Se localiza dentro de la zona del Gran Palacio Real, fue construido en 1785 y se caracteriza por tener la figura de un buda de jade o Buda Esmeralda, el más venerado del país y por lo tanto otro de los templos más importantes de Tailandia.

Hay que destacar su arquitectura, la cual representa el arte de la época con exposiciones al pasado Khemer del país, incluyendo también una copia a escala del complejo religioso de Camboya, Angkor Wat.

WAT PHRA KAEW

WAT TRAIMIT

Este templo se encuentra en Chinatown, no es atractivo desde el punto de vista arquitectónico pero su atractivo radica en que contiene la estatua de un Buda de oro macizo de 3 metros de altura y 5,5 toneladas de peso, la que lo convierte en la estatua de oro macizo más grande del mundo.

Según el registro histórico, la famosa estatua data del período de Ayutthaya y pasó siglos olvidada y camuflada en pequeños Templos de Bangkok hasta que en el año 1955 de manera fortuita y con un punto casi de leyenda durante un traslado apareció. Lo que siempre se pensó que era una estatua de barro sin ningún tipo de valor se descubrió que en el interior de esta cubierta estaba la figura de Buda todo de oro macizo, convirtiéndose así en una de las veneradas de la ciudad y claro está imposible no visitarla.

WAT ARUN

Otro de los templos importantes y uno de los símbolos de Bangkok. Se lo llama también Templo del Amanecer. Fue construido durante el periodo en que Ayutthaya era la capital del reino, el Wat Arun es otro de los ejemplos arquitectónico del pasado Khmer de Tailandia siendo su elemento más importante el gran Prang de 80 m altura característico del arte de ese periodo.

WAT SAKET

Es conocido como el Templo de la Montaña Dorada, localizado en los alrededores del Gran Palacio y lo puedes visitar cuando recorras la sede del reino.

El templo también se remonta a la era de Ayutthaya, y a lo largo de la historia ha sufrido importantes renovaciones hasta adquirir el aspecto que tiene hoy día.

El templo está situado sobre una colina artificial arbolada. En su cima sobresale una gran estupa (un tipo de arquitectura budista, representa la mente de Buda) dorada que alberga una reliquia de Buda. Hay que subir una escalera de unos 300 escalones para llegar a su cima. Desde lo alto se pueden disfrutar de unas fantásticas vistas de la ciudad antigua de Bangkok.

Vistas desde WAT SAKET

WAT BENCHAMABOPHIT

Lo que caracteriza a este templo es su construcción en mármol blanco italiano de Carrara en el año 1866, también es muy venerado por albergar las cenizas del rey Rama V, uno de los más famosos reyes en la historia del país.

WAT INTHARAWIHAN

Alberga una figura de Buda gigante (lo que le da su nombre y su fama) de más 30 metros de alto, lo que la convierte en la estatua más grande de la ciudad.

Les dejamos un video de Mase Alwart

Barrios y lugares

Banglamphu

Es conocido por la calle Khaosan, un enclave de mochileros y turistas. Cita obligada si estas un fin de año -como nosotros- en esta ciudad. Clubes nocturnos, bares al aire libre, casa de masajes. El resto del barrio se caracteriza por sus húmedos mercados, callecitas estrechas, ritmo ajetreado, un pedazo de Bangkok digno de postal.

Khao San Road

Te dejamos un link: GUÍA DE KHAO SAN ROAD PARA VIAJEROS

Y te dejamos un video de un año nuevo en Khao San…

Chinatown

Es el barrio chino, una comunidad relocalizada cuando se estableció a Bangkok como capital. Se sitúa a lo largo de la principal arteria fluvial de la ciudad, el Chao Phraya, antiguo nudo comercial.

Yaowarat Road, está formado por locales a la calle que sobresalen de la arteria principal de la avenida. El área se ha convertido en un destino gastronómico definitivo en esta ciudad obsesionada con la cocina, aunque también sigue siendo el centro del comercio de oro de 200 años de la región.

Un pedazo de China en Bangkok

Te dejamos un link para esta interesante zona: CONOCE CHINATOWN EN BANGKOK, EL FAMOSO BARRIO CHINO

Soi Cowboy

Puede gustar o no, pero esta es una zona de la vida nocturna de Bangkok, y una de las zonas rojas.

Esta calle se caracterizada por la abundancia de luces de neón encontrarás desde los famosos lady-boys hasta ping-pong shows pasando por todo tipo de go-go bars. El alcohol, la fiesta, las luces y los excesos abundan en este lugar.

Soi Cowboy, una de las zonas rojas de Bangkok

Encontrarás muchas zonas rojas en Bangkok, pero las más grandes y conocidas son Soi Cowboy, Nana Plaza y Patpong.

Gastronomía y mercados

Bangkok es una de las mejores ciudades de comida callejera del mundo, pero también se encuentran los restaurantes de todos los niveles, que sirven comida tailandesa y una amplia variedad de cocina internacional.

Los expertos consideran a Bangkok como uno de los destinos gastronómicos más valiosos del mundo. Y no se equivocan.

Bowls de fideos calientes, platos fritos con arroz, curry tailandés y carnes a la parrilla, y ensalada de papaya verde, son solo algunos ejemplos de los alimentos que se pueden encontrar.

El Mercado Wang Lang, ubicado en el río Chao Phraya desde el Gran Palacio, es uno de los principales destinos gastronómicos de Bangkok. Durante el día, se hace visible una inmensa cantidad de comida tailandesa en la calle que llena los puestos del mercado, hay tanto bocadillos como platos disponibles.

Para no perderse las calles del barrio chino. Allí la comida callejera cobra vida por la noche. Para un buen mercado matutino en el centro de Tailandia, en Silom Soi 20, tanto los ingredientes frescos como los alimentos listos para comer son las estrellas del lugar.

Otra de las visitas imprescindibles en Bangkok es sin duda, el mercado flotante de Damnern Sudak. Otra estrella de la ciudad es el mercado sobre la vía del tren Talad Rom Huup.

El Mercado de Patpong es el mercado nocturno más famoso de la ciudad, no tanto por la calidad de los artículos que podremos encontrar sino por situarse en el barrio rojo de Bangkok, el famoso Soi Cowboy.

El Mercado de Chatuchak es otra de las grandes atracciones. Considerado el mercado callejero más grande del mundo es el sitio perfecto para comprar artículos a muy buen precio. Abre solamente el fin de semana y es un lugar que no deberías perderte.

Una mención especial a un centro comercial que nos llamó mucho la atención por su originalidad: Terminal 21. Cada planta está ambientada y decorada de forma espectacular bajo la temática de un destino: El Caribe, Londres, Paris, Roma, Tokio, Estambul, San Francisco y Hollywood. En sus más de 600 tiendas encontrarás además de las grandes marcas internacionales a pequeñas marcas asiáticas muy innovadoras.

La última. Ya que estamos “de compras” resultaría imposible estar en Bangkok y no comprar en un Seven Eleven. Son los “maxikioscos” (como los conocemos en Argentina) más famosos de Tailandia. Son todo un fenómeno social, en unos pocos metros puede haber un par. Los hay por todos lados.

En los Seven Eleven de Tailandia se puede comprar casi de todo y realizar gran número de gestiones. Eso, y su horario de 24 horas, las ha convertido en un lugar a donde acuden diariamente multitud de tailandeses, y claro ¡son la salvación para turistas y viajeros!

Y por último -y ojalá el principio de las ganas de ustedes de conocer Bangkok- algo que siempre recomendamos: CAMINEN LAS CIUDADES. Es la mejor forma de descubrirlas. No solo recorran los lugares turísticos, caminen por las callecitas estrechas, saluden a la gente, comuníquense de alguna forma. Descubran lo que no se dice en ningún lado. Tailandia es mucho más que paradisíacas playas, programen unos días también en Bangkok…

Author

Write A Comment

Pin It