Siempre hay una primera vez. Nos atreveremos a decir que para todo. Y empezar a viajar en familia no es la excepción.

A pesar de haber viajado por diferentes rincones del mundo, no significaba que el primer viaje con nuestro bebé no nos iba a llenar la cabeza de dudas y por qué no, de preocupaciones que pensábamos que ya habíamos resuelto: ¿A qué lugar vamos? A qué lugar no vamos? Cuándo? ¿Avión o auto? ¿Mochila de porteo o cochecito? O ambas opciones? Donde la bañamos? ¿Y si hace mucho frío? ¿Y si hace mucho calor? 

No solo somos padres primerizos sino que nunca antes nos preocupamos mucho por estas cuestiones durante un viaje…

Pero había llegado la hora y había que poner en marcha todo lo que durante el embarazo habíamos pensado.

El periplo…

Nuestro primer periplo de a 3 fue a Chile (Santiago, Viña del Mar y Valparaíso). ¿Por qué elegimos este destino? No lo elegimos. Teníamos una oportunidad laboral allí y decidimos ir y aprovechar a conocer esas ciudades pendientes. 

Por las dudas!!! 

En su primer viaje Eka tenía 5 meses, aún no se sentaba y tampoco estaba muy acostumbrada a la mochila de porteo pero le gustaba ir en cochecito así que nuestra forma de resolver esa duda (si se iba a adaptar o no) fue llevar todo: la mochila de porteo sobre todo para Valparaíso donde las escaleras a los cerros son la principal característica, el cochecito y la silla mecedora donde pudiera estar cómoda ya que cuando parábamos en algún lugar (y también descansar nuestros brazos).

Por este motivo elegimos viajar en auto, donde podíamos llevar cómodamente todo. 

A ritmo bebe! 

Unir Buenos Aires con Santiago de Chile son más de 1300 km! ¿Cómo íbamos a hacer que un bebe de 5 meses estuviera tantas horas dentro del auto?. Básicamente la respuesta es…viajando a su ritmo. Si hay algo que tenemos en cuenta es que ya no manejamos el tiempo de dos adultos, ahora también debemos incluir el “ritmo bebe” a nuestro ritmo viajero. Si tiene sueño, si tiene hambre, si está aburrida, si necesita una caminata…

¿Dónde dormimos?

Antes de la llegada de Ekaterina, elegíamos el hospedaje de acuerdo al precio (obviamente el más bajo) pero ahora tenemos que tener en cuenta otras cuestiones. Si bien siempre valoramos la higiene del lugar, ahora debíamos asegurarnos que esto se cumpla. Así que esta vez no elegimos lugares con baños compartidos y por supuesto llevamos sus propias sábanas y toallas. 

Si bien en casa Ekaterina a veces duerme en su cuna colecho y otras veces con nosotros, durante el viaje compartimos la cama ya que en la mayoría de las reservas solo teníamos nuestra cama. 

Todos los lugares donde nos quedamos los reservamos mediante la plataforma de AIRBNB donde alquilamos departamentos completos con cocina y baño privados para poder manejar mejor nuestros tiempos de siestas, comida y baño

¿Qué comimos?

Lo que quisimos! Y Ekaterina con su lactancia a demanda y exclusiva también! 

Ahora entendemos cuando nos decían que viajar en los primeros meses del bebé era lo más cómodo y más aún si solo tomaba teta! Es como viajar con la comida lista y calentita a cuestas! 

Pero ya estamos listos para pasar al siguiente nivel porque en la próxima aventura el desafío será comer a ritmo bebé. Por suerte, pareciera que no tendremos mayores dificultades en este tema (y mantenemos dedos cruzados) porque Eka es una beba que come de todo ya sea en papilla o en trozos. Nuestro lema en la alimentación es que nosotros elegimos la calidad (mucha variedad!) y ella la cantidad.

Tips de viaje para viajar con bebé 

En este primer periplo hemos hecho de todo, desde tener una reunión de trabajo, caminar por los mercados de frutas, visitar amigos y mucha mucha caminata. 

Para quienes están a punto de emprender un viaje con niños les dejamos unos consejos desde nuestra experiencia:

  • -Viajar con niños pequeños es disfrutar del paso lento. 
  • -Tal vez no puedas ir a todos los lugares que quisieras hoy, con un/una pequeño/a pero lo importante y valioso es que estás ahi, disfruta de ese lugar y de ese momento con quien algún día (y a pasos agigantados) crecerá.
  • – Vale para todos los días pero en los viajes aún más, confía en vos y en tu sentido común como papá o mamá. Si un lugar no es adecuado para tu bebé, te darás cuenta…Si la comida o el lugar no es de confianza, te darás cuenta….
  • -Seguro de viaje: SIEMPRE! Si vas a hacer un viaje al exterior donde no tengas cobertura médica no dejés de contratar un seguro médico para todos los integrantes. Si bien es un item más para que el que se requiere presupuesto, con la salud no se puede jugar ni escatimar. 

Santiago de Chile:

Plaza de Armas: es el kilómetro 0 de Santiago y el centro histórico de la ciudad desde donde se pueden visitar los lugares históricos que la rodean como la Municipalidad de Santiago, el Correo Central, el Museo Histórico Nacional y la Catedral Metropolitana.

Cerro San Cristóbal: tienen muchísimas atracciones pero como todo lugar de altura, siempre queremos llegar a la cima y disfrutar de la vista panorámica! Si bien se puede puede subir una gran parte en auto, no se puede llegar muy cerca de la cima con el pero en nuestro caso, al vernos con la “guaguita”, han hecho una excepción y nos dejaron seguir por el camino a unos escasos metros de la cima. 

También se puede subir en funicular, caminando o en bicicleta.

Desde arriba se puede tener una panorámica de la ciudad y de la Cordillera de los Andes. Pero ademas, este Parque con más de 700 hectáreas podrán encontrar plazas, piscinas, senderos, miradores, zonas de picnic, áreas deportivas, juegos de niños y hasta un observatorio astronómico. 

Aquí abajo les dejamos un link con información detallada de todo lo que se puede hacer

https://santiagoando.com/cerro-san-cristobal-2

Author

Write A Comment

Pin It